Sombreado superior
Logotipo de la empresa
Platos y recetas Su cocina

Pitu de Caleya guisado con Patatines:

INGREDIENTES:  ( 4 personas )

  • 1 pitu caleya aprox. 3-4 Kg. de 1 año de edad
  • 3 Kg. cebolla asturiana
  • 1 cabeza ajo
  • ½ botella sidra natural "Foncueva"
  • Sal
  • 2 L. aceite virgen extra

ELABORACIÓN:

Troceamos el pitu por las articulaciones. En un mortero machacamos unos 6 dientes de ajo y la sal.

Adobamos el pitu con las dos manos por todas partes, y dejamos macerar durante una hora.

En un recipiente alto, ponemos el aceite a calentar a fuego vivo y vamos sofriendo el pitu pieza a pieza.

Troceamos la cebolla en dados del tamaño de los de juego; el aceite en el que sofreímos el pitu lo añadimos a la cebolla y lo ponemos a fuego lento hasta que dore.

Lo conjuntamos todo, dejamos 10 min. y añadimos ½ botella de sidra natural Foncueva.

Cocemos muy despacio hasta que esté logrado. Aproximadamente serán unas 3 horas y media.

A continuación, dejamos enfriar y retiramos todo el aceite sobrante, menos una 5ª parte.

Separamos los trozos de pitu, y seguidamente pasamos la salsa por una trituradora y después por el chino.

Volvemos a unir todo y ponemos a fuego lento para darle el punto de ligazón que queremos.

En una sartén, freímos a calor suave unas patatas que añadimos al guiso.

Materia Prima

El "pitu" o pollo de corral en castellano, era tradicionalmente en Asturias y en otras muchas zonas en tiempos pretéritos el manjar por excelencia, reservado sólo para días festivos y celebraciones. Pitos que durante la mayor parte del año se criaban en libertad por las caleyas o caminos. Como el grano hacia más falta para los de la casa y no abundaba, se "buscaba la vida" y comía lo que encontraba por los caminos. Merucos, hierbas, etc...

De carnes prietas y oscuras por su dilatada vida de atleta, en muchos casos superaba la barrera del año de vida. Hoy por mucha calidad que tenga, difiere bastante de la que alcanzaba entonces. Sí puede vivir en cierta libertad pero, como mucho, en un cercado para evitar la acción de los aficionados a lo ajeno. Se le alimenta en abundancia pensando que es mejor, aunque sus carnes ya no son tan magras como las de antaño.

El comentario del Cheff

Propietario de los Restaurantes "La Venta del Jamón" (Pruvia-Llanera) y "El Bosque Sagrado" (Madrid).

En la "Venta" hacemos pitu de caleya desde tiempos inmemorables. En época de mi bisabuela, en casa siempre fue muy valorada su alta importancia gastronómica. En muchas ocasiones era el plato más representativo de los banquetes de boda y celebraciones.

Lo hacemos de la forma más natural posible, guisado con cebolla y acompañado de unas patatas fritas. Una receta que nos puede dar mucho juego. Una vez guisado, además de con patatas, podemos hacerlo con arroz, con fabes, etc.

Solicite información en correo@laventadeljamon.com · Teléfono: 985 262 802 · Todos los derechos reservados · Aviso Legal
sombreado inferior